alguien dijo alguna vez:

“Anda plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda que paz puede haber en el silencio. Vive en buenos términos con todas las personas, todo lo que puedas, sin rendirte. Di tu verdad tranquila y claramente; escucha a los demás, incluso al aburrido y al ignorante; ellos también tienen su historia.”

Anónimo, 1.693.

sábado, 28 de febrero de 2015

martes, 24 de julio de 2012

Libros que te cambian la vida

A todas las personas que nos gusta la lectura, tenemos ese libro (o libros) que podemos afirmar que nos cambió la vida, que nos marcó, con el que existe un antes y un después, que nos mostró una forma nueva de ver la vida o de interpretarla, que... Mientras pensaba sobre qué escribir en nuestro editorial de julio, me llegó la noticia del fallecimiento de Stephen R. Covey. De repente un pensamiento: ¿cuánto hace que leí "los 7 hábitos de la gente altamente efectiva"? Covey lo público por primera vez en 1989. No sé cuanto tardó en publicarse en España, pero a mis manos llegó en el 91. La lectura de "Los siete hábitos de la gente altamente efectiva", me cambió la vida. Los 7 hábitos no es sólo uno de los libros de gestión más influyentes. Es más que un clásico de la literatura de autoayuda, de los libros de negocios... Su publicación supuso una revolución ética, no sólo para el mundo de la empresa, sino para la vida cotidiana. Los 7 hábitos contiene un sin fin de lecciones magistrales que si la persona interioriza, te conducen al cambio personal. Una transformación de la propia vida, ese es el efecto que tiene sobre la persona que consigue comprender los hábitos que propone Covey. Cuando uno entiende y aprende los 7 hábitos, una fuerza interior te empuja a aplicarlos en todos los ámbitos de tu vida, y a enseñarlos a todo aquel que te quiera escuchar. Hoy en día, son parte importante e indispensable en mis talleres de coaching. Además, el cambio es permanente, para siempre. Los principios que proclaman los 7 hábitos se propagan por todas sus páginas, revelando un concepto de vida con carácter universal como un sistema ético de comportamiento personal y colectivo. Proactividad(1) para tener la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan, para empezar con un fin en la mente(2) y dar siempre los pasos en la dirección correcta, y establecer primero lo primero(3) liberándose de la tiranía de lo urgente con la disciplina de llevar a cabo lo importante. Pensar en Ganar/Ganar(4) actuando con integridad, madurez, con mentalidad de abundancia y creando escenarios cooperativos; siempre procurar comprender primero, y después ser comprendido(5) porque cuanto más profundamente comprendamos a las otras personas, más las apreciamos, más respeto tenemos por ellas; y si mostramos comprensión y respeto seremos comprendidos y respetados. Sinergizar(6) catalizando y liberando energía en un liderazgo transformador valorando y respetando las diferencias en cooperación y confianza, haciendo que el todo sea más que la suma de las partes. Afilar la sierra(7) en una autorrenovación constante y equilibrada con un espíritu de transición en el que las personas recibimos un mundo y después lo entregamos. Somos transición. Son 7 hábitos básicos para conducirse por la vida, que representan unos principios que interiorizados se convierten en auténticos cimientos de felicidad personal y colectiva. Otros libros también me han producido el mismo efecto de cambio que los 7 hábitos de Covey. Pero eso sería cuestión de otro artículo. (puedes leer este artículo también en: www.sercompetentes.com )

martes, 19 de junio de 2012

El Coach que no sabía que era Coach

Sus amigos le preguntan y comentan con él sus decisiones importantes. Saben que siempre está ahí. Aunque después de solicitar su ayuda y hablar durante un buen rato, no se puede decir que les haya dicho algo muy importante. Pero eso sí, ahora tienen las ideas más claras sobre lo que quiere y deben hacer. Cuando tienen un cumulo de cuestiones dando vueltas y vueltas por la cabeza, él siempre le interpela con preguntas sobre que necesitan, desean y quieren realmente. Y después de la conversación, todo parece más claro, más sencillo; o al menos, no tan complicado. Estos amigos, cuando están dispersos y no se centran en lo que deberían centrarse, él le siguiere de forma sutil que deberían centrarse en lo que más les importa. Siempre recure a la pregunta: "¿esto es importante para ti? cuando tengas la respuesta, sabrás lo que hacer". Otras veces, cuando se ponen quejosos sobre su realidad, él los interpela: ¿pero esto no es lo que tu habías decidido hacer? Casi siempre te hace ver que tu situación actual no es en función de la realidad actual, sino de tus decisiones pasadas, y que lo que hagas hoy determinará tu futuro. Tú tienes el mando. Todas las cuestiones que aborda con sus amistades y compañeros, las hace ver desde el optimismo sin caer en una realidad edulcorada de positivismo ingenuo. Influye positivamente en la gente que se relaciona con él. Siempre ayuda a sacar lo mejor de cada persona con la que se relaciona. Es como un método de motivar pero sin animar exageradamente. Desde la sensatez, ayudándote a descubrirte sin halagos vacios. Casi nunca habla de él, ni le gusta ponerse como ejemplo a seguir y aún menos de virtud. Siempre encuentra la palabra apropiada para animarte sin halarte o para movilizarte sin molestarte. Te dice las cosas, pero no te las dice. Cuando hablas con él te invita sutilmente a encontrar tu mismo las respuestas. Siempre hace la pregunta apropiada que te lleva a la respuesta que tu sentías en tu interior pero que no terminaba de salir. Nunca se desentiende de tus asuntos. Si hablas un tema importante con él. Siempre que te ve, pregunta cómo va o llevas eso, esto o aquello; siempre existe esa llamada, ese mensaje o ese correo interesándose por lo que habíais hablado. Sientes que su preocupación es real y sincera sin caer en la incomodidad de sentirte controlado, pero a la vez sin sentirte ignorado. Sientes que él está ahí, pero que el protagonista siempre eres tú. Sientes su fuerza invisible pero el esfuerzo lo pones tú. Ahora que lo pienso, desde hace mucho tiempo, a ese Coach que ahora sí sabe que es Coach, lo conozco yo. (puedes leer este artículo también en: www.sercompetentes.com )